Blog

¿Por qué a menudo no recordamos nuestros sueños?

¿Quién no se ha despertado nunca por la mañana con la sensación de haber tenido un sueño pero sin poder recordarlo? ¿O, por el contrario, quedarse todo el día con el recuerdo vívido y casi real de un sueño sin poder deshacerse de él?

Supongamos que todos soñamos. Pero entonces, ¿por qué algunos de nosotros recordamos y otros no? La respuesta nos recuerda el funcionamiento de nuestro cerebro, que a veces «graba» nuestros sueños y otras veces no quiere saber nada de ellos.

¿Quizás porque hay soñadores precisos y atentos que recuerdan todo y soñadores que son un poco olvidadizos? Un estudio colaborativo realizado por un grupo de investigadores italianos de las Universidades «La Sapienza» de Roma, L’Aquila y Bolonia, ha identificado las causas de la memoria del sueño al despertar en la frecuencia de las oscilaciones eléctricas en nuestra corteza cerebral durante la fase REM del sueño. Para que la persona recuerde lo que ha soñado, las oscilaciones deben estar presentes en las zonas frontales medias con una frecuencia entre 5 y 7 Hz. Sólo si la corteza cerebral tiene lentas oscilaciones eléctricas durante la fase de sueño REM, la gente recordará el sueño.

SIN EMBARGO, EL ESTUDIO SÓLO ACLARA LOS MECANISMOS NEUROLÓGICOS DEL «CÓMO» RECORDAMOS O NO LOS SUEÑOS, NO EL «POR QUÉ».

El profesor Di Giannantonio, psiquiatra de la Universidad «Gabriele D’Annunzio» de Chieti, cree que no recordamos los sueños porque: «No tener memoria del sueño no significa no soñar. Los que no recuerdan las imágenes de los sueños son víctimas de un grave proceso de congelación de la energía afectiva profunda, en resumen, tienen una vida afectiva interna muy inhibida…». La relación que cada uno de nosotros tiene con el mundo de los sueños es completamente personal.

Pero a veces no recordamos los sueños

Muy a menudo, el no recordar un sueño puede deberse simplemente a la falta de hábito de recordarlo por parte del soñador. O nuestros sueños pueden estar «inhibidos» por otros factores: por ejemplo, la falta de atención a uno mismo, el ejercicio de un control excesivo sobre la propia vida o la de los demás, períodos de estrés intenso o de ansiedad. Incluso el trabajo que nos obliga a movernos constantemente, o vivir en una casa donde no nos sentimos cómodos, o al lado de una pareja con la que tenemos una relación que no nos satisface plenamente podría ser la causa de la inhibición de los recuerdos de los sueños.

En situaciones en las que es difícil permitirse dormir, también es difícil soñar… pero la falta de actividad onírica no significa necesariamente que nuestros «impulsos ocultos» no armonicen con nuestra vida consciente. ¡Una buena relación con el inconsciente no pasa necesariamente por muchos sueños! Para concluir, cualquiera que sea el factor que influye en que no recordemos los sueños, es importante subrayar, como siempre, que lo que leemos debe ser tomado como un intento de dar respuesta a nuestra pregunta inicial: «¿por qué no recuerdo los sueños?», solicitando una reflexión sobre nosotros mismos dirigida a estimular nuevos comportamientos, que nos ayuden a recordar… ¿has visto alguna vez!!!!! Para saber más, lee también los sueños lúcidos y los sueños premonitorios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You cannot copy content of this page